Los primeros espadas de la Luna

Soy aficionado a la historia.

Disfruto rebuscando noticias en las hemerotecas,

el otro día encontré una muy buena en el NODO.

Verás.

El 6 de octubre de 1969,

los astronautas Edwin Aldrin, Michael Collins y Neil Armstrong aterrizaron en Barajas a bordo del Air Force One.

Al salir de la nave, se encontraron con miles de personas aclamándoles.

Seguramente no sabían ni donde estaban, habían estado en 17 países antes, venían haciendo una gira por Europa.

La consquista de la Luna fue un acontecimiento mundial. Toda la humanidad estuvo pegada a los televisores viendo la hazaña en directo.

Fue la bomba.

Ahora viene lo bueno.

Resulta que en Madrid vivieron el episodio lunático en suelo terrestre más alucinante de sus vidas.

Te cuento.

Después de todo un día de recepciones con las autoridades, se fueron a descansar al Hilton.

Pero les quedaba un último acto.

Un semanario madrileño había promocionado un acto con Antonio Bienvenida, Paco Camino y El Viti,

para hacerles entrega de tres trajes de luces.

Con todos sus c0j0n3$.

Y no contentos con eso, les invitaron a ponerse la montera.

La cara de Collins buscando la cara de Aldrin, mientras este parece no saber dónde meterse, es un poema.

A aquella misión maquiavélica la llamaron "Primeros espadas de la Luna".

Así sin cortarse un pelo.

Un pequeño paso para el hombre … un gran paso para …

Bueno, que me enrollo.

Esta noticia me ha recordado que la Xunta se está poniendo la rabia por montera.

Es la única comunidad de España donde no es obligatorio vacunar.

Solo quedaban tres comunidades: Asturias, País Vasco y Cataluña.

Pero ya no. Acaban de cambiar sus leyes, le han visto las orejas al lobo.

La globalización está extendiendo la rabia por el mundo, y si algo nos enseñó la pandemia es que los virus no entienden de fronteras

(tampoco de «hechos diferenciales»)

Precisamente a eso me dedico.

Un pequeño paso para ti puede significar un gran avance en la salud de tu chuspi.

Mi vacuna contra la rabia tiene tres años de duración.

Un pinchazo cada tres años, y te olvidas de posibles problemas.

Porque la salud es vida.

Vida de la buena.

¿O no?

No vivas en la Luna.

¿Hablamos?

José Luis Guerrero - Veterinario.

— Y si te aburres de mis historias… puedes darte de baja aquí.

Cristina Veterinarios s.l.  CIF: B70023155. / Est. de Castela, 224, 15570 Narón - Spain