La alucinante historia de las hormigas Drácula

El otro día vi un documental sobre unas hormigas vampiro. Una cosa impresionante. Las hormigas vampiro salen a buscar comida, por ejemplo: un insecto muerto. Lo traen al hormiguero y se lo tiran a la millonada de larvas. Las larvas se lo comen y engordan. Hasta aquí, todo en orden. Ahora viene lo bueno. Resulta…

El otro día vi un documental sobre unas hormigas vampiro.

Una cosa impresionante.

Las hormigas vampiro salen a buscar comida,

por ejemplo: un insecto muerto.

Lo traen al hormiguero y se lo tiran a la millonada de larvas.

Las larvas se lo comen y engordan.

Hasta aquí, todo en orden.

Ahora viene lo bueno.

Resulta que las hormigas Drácula, agarran con sus tenazas a las larvas,

les hacen un corte en la barriga y le chupan el jugo a sus propios hijos.

Ojo, chupan lo justo para que no se mueran.

Lo llaman «canibalismo respetuoso». Alucinante.

A veces, parece como si los naturalistas fumaran porros, y se pusieran a inventar historias.

Las hormigas se originaron hace ciento veinte millones de años.

Una rama grande del tronco generó la mayoría de las especies de hormiga actuales,

pero estamos hablando de otra rama más primitiva,

una que salió de la base y se quedó estancada (género Leptanilla),

también conocidas como hormigas Drácula.

Me impresionan las hormigas, me impresiona descubrir cosas que creía que sabía y que en realidad no sé.

Con los gatos pasa lo mismo. Son animales que nunca dejan de sorprenderme.

Por ejemplo, esta semana vino a mi consulta un gato que había empezado a hacer pis por toda la casa.

En alfombras, en sofás, en camas…. menos en el arenero, en todas partes.

La dueña estaba desesperada. No era plan.

¿Cuál era el problema?

Que su gato veía por la ventana a otros gatos,

el peludo creía que iban a colarse en su territorio, se estresó,

y empezó a mear por todos lados.

Bastó mantener las cortinas siempre echadas para solucionar el problema.

Se acerca la primavera y entran en celo.

Es una época muy complicada.

No hay quién los aguante. Se ponen más pesados que un sordo con tambor.

Y a eso me dedico.

Sé cómo evitar eso.

  • Esterilización de mínima invasión.
  • Sutura interna (no tienes que volver a la clínica para quitar puntos)
  • No tienes que dar pastillas después de la cirugía.
  • Sin collarines.
  • Estancia de hospitalización inferior a 4 horas.

José Luis Guerrero – Veterinario.


PD1. Para pedir cita: aquí.

PD2. ¿Sabes por qué huele la orina de los gatos?

PD3. Este correo no te llega en el horario habitual. La razón es sencilla, estoy en un congreso en Madrid, y me despisté al programarlo, menos mal que me habéis avisado.

— Y si te aburres de mis historias… puedes darte de baja aquí.

Cristina Veterinarios s.l.  CIF: B70023155. / Est. de Castela, 224, 15570 Narón – Spain

Publicaciones Similares