Jose Luis Guerrero Montero

Consultor de Márketing Digital

Este soy yo.

Aunque no lo parezca, el marketing digital es mi pasión.

Empecé en 1997, coincidiendo con el nacimiento de mi primera hija.

Desde entonces, no he parado.

Me encanta, no me cuesta nada.

Llego agotado de la clínica, pero jamás me ha dado pereza ponerme a trabajar en mis proyectos web.

Voy a contarte la historia de un veterinario flipado con las redes.

Mira.

Mi aventura en márketing digital

1996, Internet empezaba a llegar a España.

No me vas a creer, pero soy uno de los pocos humanos con orejas que ya tenía web antes de que naciera Google.

En aquella época, el acceso a Internet se cobraba por tiempo de uso, y te lo facturaban en fracciones de cuarto de hora.

Eran otros tiempos.

Soy muy viejo en esto.

Pero antes de seguir, te invito a que te suscribas en mi newsletter. Comparto buenas ideas de márketing para veterinarios por un precio ridículo: es gratix.

(No te olvides abrir el mensaje de confirmación, a veces lo mandan a spam)

La historia de Pep Vallés

Yo me interesé por el márketing digital veterinario gracias a La Generalitat.

Verás.

Ole.com” era el buscador más usado en España, llegó a un millón de visitas, todo un récord en aquella época.

Había sido financiado por la Generalitat para dar visibilidad internacional al empresariado catalán.

Pero el nombre resultó demasiado “folclórico” para el independentismo, y se montó el típico revuelo político.

Total, que el gobierno de turno se deshizo del proyecto.

La Generalitat cedió el proyecto al padre de la criatura a cambio de 200.000 pesetas (1.200 euros): un tal Pep Vallés, .

Dos años después, Vallés vendió ole.com a Telefónica por 3.000 millones de pesetas (17 millones ₠).

Te cagas:

el pelotazo convirtió a Pep Vallés en el primer cibermillonario español de la historia.

Era finales de los 90, empezaba la época de la burbuja .com...

Fue el primer bull run de la historia del NASDAQ...

Entonces pensé:

Si pagan 3.000 millones por Olé…
¡Malo será que no venda un portal de nutrición animal por 10 millones!

Publiqué nutricionanimal.net: así empezó mi carrera en márketing digital y diseño web.

Ya sé que hoy parece una locura, pero te aseguro que en aquel momento me parecía viable.

Por desgracia, llegué tarde:

2020: Explota la burbuja puntocom.

la burbuja puntocom explotó en marzo del 2000.

El NASDAQ dio el primer pepinazo de su historia... Justo cuando mi web empezaba a tener visitas,

¿Dónde están hoy Terra y Olé?

"nutricionanimal.net" tampoco existe: la digitalización del sector agrario no fue tan rápida como yo pensaba.

Ese fue el fallo. Sin embargo, todavía puedes seguir el rastro de nutricionanimal.net en el Internet Archive.

1998: Propietario de una clínica veterinaria.

A finales de los 90 mi mujer abrió una clínica veterinaria.

Por aquel entonces, yo lucía un reluciente MBD en márketing por la Universidad de La Coruña y cierta experiencia en programar webs con HTML estático.

Decidimos ir a medias.

Así nació: www.cristinaveterinarios.com

Año 2012: Mi historia de amor con WordPress

La llegada de los smartpones hizo que Internet empezaara a popularizarse en España.

Fue un gran cambio.

¿Por qué?

Internet dejó de ser cosa de frikis.

Desaparecieron las webs de menú lateral, y llegó la era del diseño responsive. Tuve que aprender a diseñar webs “móvil friendly”.

No flipes, solo es inteligencia artificial

En 2012 abandoné definitivamente la programación en HTML estático.

Los smartpones iban a más, Internet avanzaba muy rápido y necesitaba multiplicar contenidos para cristinaveterinarios.com.

Decidí empezar a programar con WordPress: el CRM opensource más popular del mundo.

Una historia de amor que dura hasta hoy:

2006: La locura de las redes sociales.

Detrás de los smartphones llegaron las RRSS, lógicamente, me subí a la ola con entusiasmo.

Pillé los buenos tiempos de Facebook.

Mis primeras campañas en RRSS llegaban al 60-80 % de mis seguidores.

Hoy día todo ha cambiado: tienes suerte si te ve el 5 %.

Ahora la visibilidad se paga. Si quieres que te vean tus seguidores tienes que pasar por caja, y lo peor de todo es que el precio de la publicidad online se disparó tras la pandemia.

En el 2018 me encontraba en un callejón sin salida: cristinaveterinarios.com tenía 5.000 visitas diarias, y mil y pico seguidores en Facebook.

Hacía todo lo que recomendaban los comunity manager, pero no me servía de nada:

Mi estrategia no traía clientes a la clínica.

Descubrí que los seguidores no eran míos, eran de Zuckerberg

Lo reconozco: entré en una crisis profunda.

¿De que me servía todo ese trabajo si no era para ganar dinero?

2019: Entro en el mundo del e-commerce

Abandoné la idea de que podía facturar servicios veterinarios por internet, y me dediqué a explorar un nuevo terreno: el e-commerce.

Asi nació: ceramicaybarro.com

2020: Mis primeros pasos como copywriter

En todos estos años, los gurus americanos siempre lo han asegurado: "The money is in the list"

Sin embargo, no les hice caso.

Hasta que mi hermana Almudena (extrememusic .com) creó una lista de distribución para compradores de música de librería.

Me contó que estaba arrasando sus presupuestos gracias al email márketing.

Fue el “ajá moment” de mi singladura en marketing digital.

Me devolvió la fe: Podía dar un nuevo enfoque a la venta de servicios veterinarios por internet.

Solo te digo una cosa:
actualmente, el email marketing es la mayor fuente de ROI de mi clínica.

¿Quieres comprobarlo?

Pues apúntate a mi newsletter:

Podrás ver en directo mis campañas.

Date de alta y lo ves.

Te lo resumo

Como ves, he cometido todos los errores que se pueden cometer.

Si eres veterinario, no hace falta que te diga que pegarse hostias es la mejor forma de aprender...

pues no te digo nada si hablamos de veterinaria online.

Fíjate si se aprende que he pasado de trabajar para mí, a ofrecerme como consultor.

He pasado de invertir mi tiempo haciendo experimentos, a asesorar a otros veterinarios para que no hagan las tonterías que yo hice en internet.

Y esta es la razón por la que he creado este servicio.

Sé que esto lo dicen todos, pero lo que puedes aprender aquí, es muy diferente a todo lo que puedes encontrar en márketing por ahí fuera.

Aquí se viene a aprender distintas herramientas para potenciar tu clínica veterinaria.

No hay rollo patatero, cero teoría, cero paja. Mi servicio está basado en la experiencia que he ido adquiriendo después de 30 años trabajando proyectos en Internet.

Aclarado esto.
Voy a decirte algo: se requiere constancia.

No tengo una varita mágica para ti.

Yo no puedo convertirte en un veterinario 2.0 de luz y color por la cara.

No puedo asegurarte eso. No lo veo serio.

Siento decirte que vas a tener que poner algo de tu parte.

Si tienes alergia a la tecnología, mis servicios no son para tí.

No puedo hacerlo todo por ti.

Tómatelo en serio, pon en práctica mis consejos, y verás que mis métodos funcionan.

A mí me funcionan.

Puedes comprobar por ti mismo que el márketing online veterinario, bien trabajado, funciona:

  1. Reduce tu tasa de deserciones de tu clínica.
  2. Mejora el ratio de visitas/año al centro veterinario.
  3. Aumenta tus tasas de conversión en consulta.

Me dedico al márketing digital veterinario. En eso molo.

En otras cosas no.

También dirijo una clínica veterinaria.

No soy un oxperto en márketing que no ha puesto una vacuna en su vida.

Es muy importante el contacto con el mercado.

No me gusta tocar de oído.

Acabando...

Me gusta pescar chocos, abrazar a mi mujer, y ver crecer a mis hijas.

Me gusta vivir.

Si te gusta vivir y ganar más dinero con la veterinaria, deberías suscribirte a mi lista. Es gratix.

Me comunico por email con mis suscriptores y les cuento cosas.

Además reciben en directo las campañas que lanzo para mi clínica.

¿Qué no te gusta? Pues te das de baja, que también es gratis.

Y sigues viviendo.

(No te olvides aceptar el correo de confirmación, a veces lo mandan a spam)

Espero que lo disfrutes.

José Luis Guerrero – Veterinario.


El blog del médico veterinario manco: