Una perra gorda

Hoy voy a contarte algo que puede ser importante para el futuro de tu mascota. Pero antes, déjame que te cuente una historia. Cuando llegó la I República, el nuevo gobierno quiso que desaparecieran todas las monedas con la efigie de Isabel II. (La reina destronada) Las sustituyeron por otras, más acordes con los nuevos…

Hoy voy a contarte algo que puede ser importante para el futuro de tu mascota.

Pero antes, déjame que te cuente una historia.

Cuando llegó la I República, el nuevo gobierno quiso que desaparecieran todas las monedas con la efigie de Isabel II.

(La reina destronada)

Las sustituyeron por otras, más acordes con los nuevos tiempos.

Consultaron a la Real Academia de la Historia el nuevo diseño.

A ver.

La idea era buena.

Acuñaron pesetas de 5 y 10 cts, según dictaba el sistema decimal, más moderno.

  • En la cara salía una matrona sentada en un trono representando al pueblo.
  • Y en la cruz pusieron un león protegiendo el escudo de los Reyes Católicos, con el castillo, las columnas, las cadenas y la granada.

Hasta aquí, todo en orden.

Pero, pero, pero…

encargaron el trabajo a un acuñador que tenía menos seso que cera en los oídos.

Y el león parecía un perro de lanas, en vez de una terrible fiera.

¿Qué pasó?

Que enseguida aparecieron los memes.

A ver,

esto lo cuenta Federico Ruiz Morcuenda, en:

“Algunas notas del lenguaje popular madrileño”.

Que en 1925 no existieran RRSS, no significa que no hubiera memes.

La ironía popular llamó perro al león,

y perras a las pesetas.

A la gente le dio por decir que el león no llegaba a perro, que era una perra.

(Si el machismo de la época no gusta a alguna ministra, de verdad que lo siento)

«chica» o «gorda» según fuera de 5 o 10 cts.

Ahora ya sabes de donde viene lo de no tener una perra gorda.

Precisamente, quería hablarte de esto.

Verás.

Dos de cada 3 mascotas, padecen obesidad en el mundo.

Tiene graves consecuencias en la salud de los animales: diabetes, enfermedades cardíacas y artritis.

Puedes creerme o no.

Pero la obesidad no es solo un problema estético.

La obesidad es una enfermedad.

Lo veo tan a menudo que se me erizan las pestañas.

Reconozco que soy un pesado, pero puedo ayudarte con esto.

Tú verás.

Tienes dos opciones.

  • Una: jugártela a que tu chuspi no se vuelva diabético.
  • Dos: hablar conmigo.

Diseño un plan de nutrición adaptado para tu estilo de vida y el de tu chuspi.

Se como se hace eso.

¿Eres de alimentar con comida natural?

¿Prefieres la comodidad del pienso?

Hay muchas formas de hacerlo.

José Luis Guerrero – Veterinario.


Pd: Mientras te decides, aquí tienes 4 trucos para alimentar a tu gato.


— Y si te aburres de mis historias… puedes darte de baja aquí.

Cristina Veterinarios s.l.  CIF: B70023155. / Est. de Castela, 224, 15570 Narón – Spain

¿Te interesa la comunicación veterinaria?

Pues apúntate a mi newsletter.

Y recibirás en tu correo mis campañas en directo.

Semana que no estás suscrito, consejo que te pierdes.

Como te decía:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *